Berner

Tim Berners-Lee: “Europa puede convertirse un líder mundial del Open Data”

El padre de la web reflexiona sobre la necesidad de políticas de Open Data en el continente.El concepto de Open Data sigue muy de cerca a la idea de Código Abierto. Su idea nuclear es que la información debería estar

El padre de la web reflexiona sobre la necesidad de políticas de Open Data en el continente.El concepto de Open Data sigue muy de cerca a la idea de Código Abierto. Su idea nuclear es que la información debería estar disponible sin restricciones de copyright, patentes u otros mecanismos de control.

Tim Berners-Lee, conocido como “padre de la web”  es un firme defensor del movimiento Open Data. Recientemente ha colaborado activamente en el proyecto del gobierno de Reino Unido que tiene como objetivo poner a disposición de los ciudadanos la información, mejorar los servicios públicos e impulsar la innovación en el país.

En una entrevista concedida a silicon.de, Berners-Lee considera que Europa está por detrás de Estados Unidos en esta materia, aunque cree que podría convertirse un importante actor. “Todo lo que necesita es un empujón”, advierte.

Este impulso tiene que ver con tejer una iniciativa paneuropea relacionada no sólo con la transparencia, sino también con los beneficios económicos. En este empeño deben tenerse en cuenta las grandes compañías, ¿cómo convencerlas de las bondades de la información abierta?

Berners-Lee lo explica a través de un ejemplo. “Cuando la web era joven, las empresas podían tener su propia web, pero no querían compartir información”, recuerda. En el caso de una librería por ejemplo, no se publicaba el catálogo disponible, ni los precios, por miedo a la competencia.

Con el tiempo, las compañías que empezaron a publicar tal información resultaron las más exitosas. “Cuanta más información de la empresa se ofrece al cliente, más fácil es tratar con el cliente”, asegura.

Para poder construir un proyecto realista y eficaz de Open Data es necesario homogeneizar los diferentes tipos de datos y para ello, llegar a un acuerdo sobre las normas. Y ya hay una posible solución en curso: el sistema de cinco estrellas que valora la calidad de los datos.

Si los datos están disponibles, se consigue una. Si la información es legible por máquina otra más; tres si es un estándar abierto y cuatro si puede pasarse al estándar RDF. La quinta se otorgará cuando esté relacionada con la nube.

Por último y en respuesta a si es necesario un organismo de control internacional que proteja la privacidad de los datos, Berners-Lee considera que hay que considerar ilegal la monitorización de la información, salvo para fines serios, como el crimen organizado.

Nerea Bilbao
Autor: Nerea Bilbao
Redactora Jefe en Silicon News
Nerea Bilbao Nerea Bilbao

Mesa redonda 2.0

Cloud: el modelo de computación diseñado para transformar los negocios

El gesto de subirse a la nube se ha convertido ya en cotidiano. Aunque todavía queda camino por recorrer y experimentar, cloud computing ha dejado de ser una extraña expresión tomada de la jerga estadounidense para consolidarse como el compañero ideal de negocios de todo el mundo. Y también de todos los sectores. En la nube hay sitio para el software, para los servicios, para la seguridad, para el almacenamiento, para la impresión, para la gestión energética, para la colaboración, para la productividad y para mucho más.

Analizamos las entrañas de la nube con la ayuda de cuatro destacados representantes de la industria tecnológica: Beeva, Konica Minolta, Panda y Schneider Electric. Vea nuestra mesa redonda aquí.

Último comentario




One reply to Tim Berners-Lee: “Europa puede convertirse un líder mundial del Open Data”

  • 7 mayo, 2012 a 15:51 por Paola

    Muy interesante el artículo. Aquí una reflexión sobre los últimos movimientos en el ámbito de Open Data, en Europa y EEUU, cada uno a su ritmo:

    Nos encontramos en un momento singular y sin precedentes. Un momento en el que quizás en parte gracias al debate en torno a la futura Ley de Transparencia, ya es vox populi que España es el país más opaco de Europa respecto al acceso a datos públicos y donde se necesita con urgencia la aprobación de esta ley. Los ciudadanos empiezan a ser conscientes de que el conocimiento y tratamiento de cifras públicas no es un privilegio, sino un derecho de todos que, de haber existido antes, es probable que hubiese ahorrado a este país muchos males políticos y económicos. Open data, please.

    Mientras esta noción comienza a instalarse en las mentes españolas, esa que parece ser tan evidente para otros habitantes occidentales, al otro lado del Atlántico le dan otra vuelta de tuerca a la información ciudadana. El departamento de asuntos veteranos de Estados Unidos ha puesto a disposición de sus usuarios un “botón azul” que les permite descargarse todo su historial médico y compartirlo con cualquier proveedor médico que deseen. Gracias a esta iniciativa y empujados por el gobierno de Obama, las empresas eléctricas han habilitado un “botón verde” que cumple la misma función: la posibilidad de que cada cliente se descargue la información del consumo eléctrico de su hogar. Esto no sólo hace que – de momento- 15 millones de ciudadanos informados puedan usar la energía de manera más eficiente, sino que incentiva la aparición de un ecosistema de aplicaciones que monitorizan este consumo, como por ejemplo una app que te deja visualizar el termóstato de tu hogar a tiempo real desde tu dispositivo móvil y recibir asesoramiento de las implicaciones medioambientales de modificar su temperatura. Veremos próximamente botones amarillos, rojos, negros, naranjas?

    Aquí también: (personal) open data please.

    Entretanto emerge otra idea transgresora entre los ciudadanos: el derecho a poseer nuestros datos como consumidores y a venderlos a marcas que los consideren relevantes.

    Antes, las compañías que poseían data del cliente creían ingenuamente que poseían al cliente. No se daban cuenta de que los mercados necesitan compradores y vendedores para funcionar y que las personas necesitan productos y servicios de la misma forma que los productos y servicios necesitan a las personas. Y así han empezado a aparecer plataformas que empoderan al cliente, facilitándole herramientas para que interactúe con las marcas de forma que ambos se beneficien. Este cambio de paradigma en la relación consumidor – marca ha sido bautizado en Harvard Law School como VRM (Vendor Relationship Management) y se considera una evolución respecto al ya muy deslucido Customer Relationship Management.
    Un buen ejemplo de este tipo de plataformas es la de la compañía Qustodian que funciona de la siguiente manera: 1. los usuarios facilitan a los anunciantes datos sobre sus perfiles y preferencias, 2. aceptan recibir SMS para establecer transacciones con las marcas que les interesan, 3. Qustodian comparte un tercio de los ingresos generados por los SMS ingresando la cantidad directamente en la cuenta del usuario.
    En este tipo de modelo el cliente es dueño de sus datos y decide de qué manera quiere “vendérselos” a una marca. A su vez éstas se ven obligadas a pedir permiso para comunicarse con el segmento que les interesa y asegurarse de hacerle llegar mensajes de relevancia. Aquí sí: closed data ¡por favor!

Deja un comentario

  • Los campos necesarios están marcados *,
    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>