Empresas

Tres años de Foursquare: más allá del check-in

foursquare2
0 0 1 comentario

La red social de geolocalización cumple tres años acercándose a los 20 millones de usuarios y con un objetivo en mente: ampliarse para llegar a ser una app mainstream.

Ayer hizo tres años exactos desde que Dennis Crowley y Naveen Selvadurai presentaron en sociedad Foursquare, una extraña red social en forma de app que giraba en torno a un aspecto que hasta entonces no había sido muy explorado: la geolocalización. A muchos usuarios les costó en su momento entender bien en qué consistía la red social (y, sobre todo, por qué se iba a compartir dónde estaba uno), pero Foursquare logró dar con el secreto del éxito añadiendo el elemento juego y competencia entre amigos.

Hoy, tres años después, la red social se acerca a buen ritmo a los 20 millones de usuarios y desde la empresa ven un horizonte en el que Foursquare es mucho más que un juego con el que decir dónde estás. Además, han logrado algo mucho más importante: han crecido lo bastante como para obligar a Facebook, entre otros, a copiarles y son los responsables de que en el concepto SoLoMo (social, local, mobile), aparezca el “lo”. Pero, ¿cómo llegaron hasta ahí? ¿cómo será el Foursquare del futuro?

La fórmula inicial: GPS, móvil, Twitter y juego

El secreto del éxito de Foursquare se basa en haber tenido una buena visión de cuáles serían las tendencias del futuro. Dennis Crowley juntó los conceptos de móvil, GPS y red social, les dio una salida a través de Twitter, que ya empezaba a ser grande, y decidió diferenciarse del resto introduciendo el elemento juego. Quizá a un usuario no le interese hacer check-in si se trata simplemente de decir dónde está, pero si con ello puede ganar puntos y adelantar a sus amigos todo cambia.

Una vez que estuvo esta parte clara, Crowley y Selvadurai vieron el otro pilar que podía darle algo más a su red social: los negocios locales. ¿Y si se pudiese animar a los usuarios a hacer check-in mediante ofertas? Dicho y hecho: los negocios incluyen ofertas (“specials”) para animar a los usuarios a acudir al local, Foursquare logra a cambio tener más check-ins y más usuarios. El negocio perfecto.

La lección: no vender y no ceder

Otra de las razones responsables de que Foursquare sea lo que es ahora es el no haberse entregado a terceros. Y es que no vender era algo que Dennis Crowley tenía muy claro, al haber aprendido la lección con su anterior proyecto, Dodgeball, que Google compró tan solo para deshacerse de él en unos pocos meses. Esta vez Crowley lo tenía claro: no importa quién llame a la puerta, la compañía no se venderá a menos que sea estrictamente necesario.

Foursquare es, además, el superviviente más fuerte de una pequeña batalla entre redes sociales de geolocalización que se libró durante los primeros meses. Los dos competidores más fuertes: Foursquare y Gowalla. La guerra se decantó rápidamente por la compañía de Dennis Crowley, aunque su victoria no estuvo clara hasta diciembre del 2011: en ese momento, Gowalla anunció que había sido adquirida por Facebook. La compra parece responder más a una adquisición de talento que a la de la tecnología, pero todavía no está claro qué pretende hacer Mark Zuckerberg con ella. De momento, eso sí, Gowalla ha dejado de estar disponible para los usuarios.

El futuro: de los check-ins a la exploración

Dennis Crowley detectó hace unos meses una tendencia en el uso de Foursquare similar a algo que ocurre en Twitter: muchos usuarios entran y utilizan la aplicación, pero no necesariamente para hacer check-in (o actualizar en el caso de Twitter), sino para participar de forma más pasiva simplemente viendo dónde están sus amigos. A raíz de esta idea nació Explore, una forma de darle una nueva vuelta de tuerca a la situación: si hay muchos usuarios a los que les gusta simplemente “mirar”, ¿por qué no ofrecerles una herramienta mucho más completa y útil para ese objetivo?

La idea detrás de Explore es la de ayudar a los usuarios a descubrir lugares nuevos en el lugar en el que están, recomendados de forma personalizada según el tipo de sitios a los que suele ir y dónde hacen check-in sus amigos. El plan es ahora continuar por ese camino, eliminando los check-ins del centro y concentrándose en ser una plataforma de recomendaciones mucho más precisa.

Por supuesto, para este objetivo Explore no lo es todo, y Crowley y compañía están ya trabajando en Radar, que va un paso más allá: en Explore es el usuario quien está buscando lugares en Facebook. En Radar no es necesario: la app avisará mediante notificaciones al usuario cada vez que este se encuentre cerca de algún lugar que, según su historia de check-ins y las de sus amigos, le pueda resultar interesante.

Dennis Crowley lo ha dejado bastante claro este fin de semana durante sus intervenciones en el South by Southwest (SXSW), el mismo escenario en el que hace tres años dio a conocer la app. Foursquare quiere centrarse en ser una especie de Google Maps personalizado, mostrando al usuario las cosas que para él son interesantes. ¿Significa esto que los check-ins pasarán a un segundo plano? No: en primer lugar, son necesarios para el buen funcionamiento de Explore y Radar. En segundo lugar, no dejan de ser el principal atractivo e identidad de Foursquare. Eso sí, ya no son suficientes si la app quiere seguir celebrando aniversarios con la alegría de estos días. El plan es llegar al mainstream y ese es un plan muy ambicioso.