Granjas, vampiros y mascotas: el boom de los juegos sociales

Los juegos integrados en las redes sociales acumulan a usuarios ajenos al mundo del videojuego y amasan millones en un nuevo modelo de negocio. El éxito que los juegos sociales están teniendo tanto entre los usuarios como como un nuevo

Los juegos integrados en las redes sociales acumulan a usuarios ajenos al mundo del videojuego y amasan millones en un nuevo modelo de negocio.

El éxito que los juegos sociales están teniendo tanto entre los usuarios como como un nuevo modelo de negocio es innegable. Tan solo hay que echar un vistazo a las cifras de Zynga, la creadora de Farmville, que asegura tener 230 millones de usuarios activos al mes, tiene un valor aproximado de 4.000 millones de dólares estimados (unos 3.100 millones de euros) y ya ha empezado a absorber pequeñas compañías para continuar creciendo.

La industria de los videojuegos tradicionales, por su parte, parecía mantenerse al margen de esta nueva modalidad, lo que se demostró en la reciente feria E3, donde los juegos sociales brillaron por su ausencia. Aún así, existen también algunas señales de un cambio de actitud, como la compra de Playfish (creadores de Pet Society) por parte de Electronic Arts.

¿Cuál es el secreto de su éxito? ¿Cómo hacen para enganchar a sus usuarios día tras día? Y, sobre todo, ¿de dónde sale el beneficio económico?

Uno de los factores que más ha ayudado a los juegos sociales a acumular un número de usuarios con el que los fabricantes de videojuegos nunca habrían podido soñar es el de haber conseguido captar a usuarios que eran ajenos a todo este mundo.

Un ejemplo de esto es Sabela, una usuaria de Pontevedra que dejó de jugar porque se estaba volviendo “demasiado adicta”, que asegura que antes de Facebook nunca había jugado a ningún videojuego “de esos de consola”. Sabela llegó a dedicar dos horas diarias a sus juegos, que incluían Pet Society, Restaurant City y Farmville.

Pero, ¿qué ven estos usuarios que nunca antes se habían planteado entrar en el mundo de los videojuegos en las granjas, las guerras de mafias o los pueblos de mascotas? Ellos apuntan a la sencillez y a la posibilidad de interactuar y competir con sus amigos, además de al atractivo del “construye tu propio X”. “Ya que no puedo poner un bar”, asegura una usuaria de Madrid, “decoro el que tengo virtualmente y voy sirviendo platicos”.

Estos juegos cuentan además con un elemento extra que está en la base de todo su éxito: la viralidad que consiguen al estar integrados dentro de las redes sociales. Las aplicaciones intentan siempre llegar al muro de los usuarios, consiguiendo así una exposición más valiosa que cualquier otro tipo de publicidad. Si un usuario ve que un amigo ha empezado a jugar a, por ejemplo, MafiaWars, está a un solo click de entrar en la aplicación y descubrir qué otros contactos juegan y sus puntuaciones, lo que dará al juego un atractivo extra.

Mesa redonda 2.0

Cloud: el modelo de computación diseñado para transformar los negocios

El gesto de subirse a la nube se ha convertido ya en cotidiano. Aunque todavía queda camino por recorrer y experimentar, cloud computing ha dejado de ser una extraña expresión tomada de la jerga estadounidense para consolidarse como el compañero ideal de negocios de todo el mundo. Y también de todos los sectores. En la nube hay sitio para el software, para los servicios, para la seguridad, para el almacenamiento, para la impresión, para la gestión energética, para la colaboración, para la productividad y para mucho más.

Analizamos las entrañas de la nube con la ayuda de cuatro destacados representantes de la industria tecnológica: Beeva, Konica Minolta, Panda y Schneider Electric. Vea nuestra mesa redonda aquí.

Último comentario




0 replies to Granjas, vampiros y mascotas: el boom de los juegos sociales

Deja un comentario

  • Los campos necesarios están marcados *,
    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>