Cloud

SOA en tiempos de crisis

0 0 No hay comentarios

Los ESBs de código fuente abierto abaratan los proyectos SOA pero requieren contar con más tiempo y habilidades técnicas.

Las empresas que se planteen dar el salto a una Arquitectura Orientada hacia Servicios (SOA) no tienen por qué esperar a que lleguen tiempos de bonanza.

La pieza clave para cualquier implementación SOA es lo que se conoce como Bus de Servicios Empresariales (ESB): un backbone capaz de conectar aplicaciones a través de interfaces de servicios.

Al combinar mensajería, servicios web, XML y procesos de transformación y gestión de datos, el ESB permite controlar de manera fiable las comunicaciones e interacciones entre los servicios.

El mercado open source o de código fuente abierto ofrece alternativas para adoptar estos entornos con una menor inversión, gracias a la disponibilidad de diversas ofertas ESB.

Su gran ventaja es que no tienen coste; el principal inconvincente, que requieren importantes conocimientos técnicos para utilizarse con éxito, ya que no se han diseñado para usuarios de negocios, sino para expertos gestores TI.

La industria open source conoce esta limitación, y está trabajando con el fin de alcanzar esa orquestación entre elementos de la que actualmente carecen los ESBs de código fuente abierto.

Ofertas open source
Algunas soluciones ya se acercan bastante y a otras les queda aún camino por recorrer, pero aquellas organizaciones con los conocimientos técnicos adecuados pueden ahorrarse mucho dinero utilizando ESBs open source en las primeras fases de SOA.
 
Entre los entornos ESB de libre uso más conocidos y extendidos se encuentran Apache ServiceMix, Iona Fuse ESB, JBoss ESB, Mule ESB, Eviware o WSO2 ESB.


Pero antes de decantarse por alguno de ellos, cada empresa debe evaluar cuidadosamente sus funciones y comprobar si la solución aportará valor a la compañía o por contra se convertirá en un obstáculo.

Al hablar de integración, estos ESBs ofrecen resultados similares a las ofertas comerciales, y tienen la ventaja de soportar los últimos estándares como JBI y contar con múltiples adaptadores para JDBC, SOAP, FTP, HTTP, POP3, TCP, UDP o incluso sistemas heredados como AS/400.

Además, las aproximaciones de código fuente abierto ponen al alcance de cualquiera los procesos de test y su documentación más actualizada de forma on line.

Sin embargo, alinear las necesidades de negocio con la infraestructura TI resulta esencial durante las primeras fases de implementación SOA, y ése es el principal escollo de los ESBs open source.

XML y Java
En este sentido, los profesionales TI no tendrán problema en trabajar con lenguajes XML y/o Java, pero los analistas y directivos de negocio no corren la misma suerte.

El personal de negocios normalmente demanda a la infraestructura tecnológica  un entorno visual para poder orquestar los procesos de negocio, efectuar cambios en tiempo real, ajustar los acuerdos de Nivel de Servicio (SLAs) o reemplazar unos servicios por otros.

Es así como los ESBs de pago se han centrado en la mayor flexibilidad de uso, apostando por soluciones ‘Plug & Play’ que simplifican la reutilización de servicios.

Por su parte, los ESBs open source proporcionan resultados similares, pero con la condición de que los usuarios tengan conocimientos y experiencia en XML y Java para poder utilizarlos correctamente.

Así por ejemplo, una compañía que pretende desplegar un sistema para recibir, validar y procesar pedidos a través de la web tendrá que lidiar con definiciones  XML y Java de los conectores, enrutadores y procesos de validación si se opta por una solución como Mule ESB.


Otro aspecto importante al trabajar con los ESBs es el proceso de test de los servicios web que se crean durante los proyectos piloto de SOA, algo que facilitan tanto las opciones ESB open source como las versiones comerciales.
 
Mayor orquestación
No hay que olvidar que las Arquitecturas Orientadas a Servicios implican un cambio de mentalidad, y requieren más disciplina organizacional que los modelos de desarrollo convencionales.

El objetivo consiste en diseñar servicios web verdaderamente reutilizables a partir de registros y repositorios, y no una gran cantidad de servicios y aplicaciones compuestas que no cuentan con la flexibilidad necesaria.

Los ESBs de código fuente abierto responden sin problemas a este objetivo, pero aún deben perfeccionar la orquestación necesaria para unir tecnología y necesidades de negocio.
 
De esta forma, el coste real de una implementación SOA basada en código fuente abierto implica tiempo, esfuerzo y, sobre todo, experiencia técnica en XML y Java. 

Además, cuando se trata de Gobierno SOA tan solo Mule Galaxy ofrece estas funciones, aunque la industria open source está trabajando en incorporar la gestión a todas las ofertas con el objetivo de asemejarse a las versiones comerciales.

Para aquellas compañías con el tiempo y el talento necesarios, las capacidades de despliegue, test, escalabilidad, fiabilidad y disponibilidad de los ESBs open source les convierten en una buena alternativa a los productos comerciales. ¿Quién se aventura?